# Cuatro
- 2014

Todas las versiones de este artículo: [English] [Español]

La época de los insiders

Investigadora independiente


RESUMEN: Con este texto planteo una reflexión sobre la influencia de la noción de globalización en las formas de organización y la perdida del afuera como idea de un sistema o espacio independiente. Al hilo de la exposición The Whole Earth. California and the disappearance of the outside y las conferencias Documents, Constellations, Prospects, propongo, por un lado, un análisis en torno a las narrativas surgidas en el marco de la contracultura californiana. Por otro lado, me aproximo a ciertos planteamientos teóricos y prácticas artísticas como ejemplos sobre cómo estamos repensando las formas de organización, ya no como independientes de un sistema organizado sino como intersticio de ese mismo sistema.

PALABRAS CLAVE: afuera, globalización, the Whole Earth Catalog, intersticio, formas de organización.


La desaparición del afuera

Miras ahí abajo y no puedes imaginar cuántas barreras y fronteras has atravesado una y otra y otra vez. Y ni siquiera puedes verlas. Ante esa escena de alerta – el Medio Oriente – sabes que hay cientos de personas matándose unas a otras sobre algunas líneas imaginarias que no puedes ver. Desde donde tú lo ves, la cosa es un todo, y es tan bonito.

Russel Schweikart (1974) [1]

El astronauta y piloto del Apolo 9, Russel Schweikart definía con estas palabras su experiencia tras orbitar la tierra en 1969. Las primeras fotografías de la tierra desde el espacio exterior realizadas por expediciones de la NASA popularizaron esta visión austronáutica que describía Schweikart. La imagen del planeta tierra visto desde fuera, según Peter Sloterdijk, representa el culmen de las ideas modernas de globalización. Esta no es simplemente un concepto que define nuestro actual sistema mundo, sino que responde a una forma de pensar el mundo en tanto que relación entre el ser y el círculo [2]. La representación del mundo y su ontología se extiende a toda la historia de la humanidad. Así, del mismo modo que las formas de representación del planeta tierra están ligadas a las diferentes concepciones de globalización [3] la importancia ontológica de esta imagen para una época concreta radica en factores como: los usos técnicos que han permitido representarla, el emplazamiento de la mirada y, consecuentemente, la (re)definición de las nociones espaciales dentro-fuera o interior-exterior [4]. La idea moderna de globalización está definida por las expediciones y el sistema de colonización que llevaron a los exploradores europeos al fijar el mapa del mundo. Un mapa que, al ser visto por el astronauta desde el espacio exterior ya no presenta fronteras, pues el afuera ha desaparecido, el afuera ahora es el infinito del espacio exterior. La tierra es el único lugar seguro al que volver, el cielo se ha convertido en un vacío aterrador y la tierra es una “estrella errante” [5]. Mientras que la mirada de los pensadores de la Antigüedad se había mantenido dentro de la tierra imaginando el mundo como la última capa de una vasija que se encuentra protegida por capas superiores, en el momento que se emplaza la mirada desde fuera de la tierra, ésta pierde el manto celestial de un cielo benévolo y se encuentra desprotegida ante un espacio infinito.

Una de las primeras fotografías tomadas desde el Apollo 8 en 1968

El discurso del astronauta Schweikart fue recuperado en 2013, para la exposición The Whole Earth. California and the Disappearance of the Outside, comisariada por Diedrich Diederichsen y Anselm Franke para el Haus der Kulturen der Welt de Berlín. El texto, que aparecía como voz en off en un video realizado por la fundación Beyond war en 1984, formó parte del archivo que proponían para examinar las controversias y contradicciones en torno al “paradigma planetario”. Las cuestiones que planteaba esta exposición estaban relacionadas con las narrativas surgidas de la contracultura fraguada en los años 60 y 70 en California, especialmente en el Área de la Bahía de San Francisco y entre los seguidores de el Whole Earth Catalog [6], en paralelo al desarrollo de la industria de la información e internet. Las contradicciones ligadas a la popularización de la imagen-mundo surgen del uso indistinto que se da a esta misma. Mientras que los movimientos de contracultura se apropian de ella para reclamar la posibilidad del afuera como única forma de encontrar y construir un sistema de vida utópico, la televisión y la cultura mainstream la usan para representar el nuevo mundo unificado y sincronizado del esplendor de la globalización moderna.

Captura del vídeo Beyond War, 1984. El fragmento puede verse en: https://www.youtube.com/watch?v=7y7O_9WB3ZU

La exposición reunía, entre otros, documentos sobre acontecimientos y descubrimientos científicos desde finales de la Segunda Guerra Mundial; los primeros libros sobre la teoría de sistemas y la cibernética; documentos y obras de arte de los hippies de las comunas californianas; trabajos de Dara Birnbaum, The Otolith Group, Richard Serra o David Lamelas y sobre todo muchas imágenes de la tierra en distintos medios y contextos, desde documentales o libros sobre ecología hasta ilustraciones para carátulas de discos. El planeta azul era el Leitmotif que problematizaba el significado que la imagen del mismo había supuesto para las generaciones americanas de los años 60 y 70. El cambio de perspectiva que supusieron las nuevas retóricas surgidas de teorías sobre la conectividad, internet, sistemas, así como las iniciativas del movimiento del New communalism (que comentaremos más adelante), también recogían la representación del planeta azul como emblema de una nueva era. La imagen de la tierra, que Stewart Brand reivindicaba ya en 1966 en chapas [7] que decían “¿Por qué no hemos visto todavía una fotografía de toda la tierra?”, era la de un mundo en unidad sin diferencias donde -como apuntan Franke y Diedrichsen en la exposición- habría desaparecido el afuera. Sin embargo, este afuera definido durante la modernidad, que respondía a lo irracional, caótico, extraño o exótico (lo que en parte provenía del imaginario y las aventuras de los exploradores europeos que habían salido a descubrir el mundo), no habría desaparecido en forma de borrado total, sino que habría sido asimilado, re-importado y redistribuido en el todo global [8]:

[I]dentificamos una comprensiva ruptura hacia 1968, que, contrariamente a la retórica y la intención declarada vigente, no dio lugar al fin de la modernidad capitalista y colonial sino que creó las condiciones para su continuidad (Diederichsen y Franke, 2013, p. 13)

Pin diseñado por Stewart Brand, 1966

Aunque la idea de transcender lo local, romper las barreras y pensar en el mundo como un todo también respondía al rechazo de paradigmas modernos como los sistemas jerárquicos o las políticas autoritarias que se habían vivido intensamente en los años previos y que prevalecían en muchas partes del mundo, lo hacía sólo de forma paradójica y desde un punto del planeta concreto. Este punto no era otro sino la cuna de lo que es hoy Silicon Valley y de donde proceden muchas de las primeras grandes teorías y el desarrollo en comunicación, tecnología o gestión de la información; lo cual, en cierta medida, también ha dado forma a nuestras actuales formas de conocimiento así como políticas de trabajo [9]

The Whole Earth Catalog: Access to Tools

Según Fred Turner (2006), uno de los documentos clave que muestra la confluencia entre los mundos de la contracultura y la cultura mainstream asociada al desarrollo de nuevas tecnologías y la cibernética, es el Whole Earth Catalog: Access to Tools. Brand tenía la idea de reunir en una revista-catálogo-foro aquellas herramientas, libros o recomendaciones que pudieran ser útiles para una generación que buscaba nuevas formas de vivir fuera de los mecanismos tradicionales de la burocracia y la política, a través de la autogestión y la idea del self-sufficient [10].

Los lectores a los que iba dirigido el catálogo, al menos en un principio, eran especialmente aquellos que habían constituido el movimiento Back to the land o New communalism, formando comunas a las afueras de California.

En un momento en el que la Nueva Izquierda estaba reclamando el poder político de base, Whole Earth evitaba la política e impulsaba el poder político comunitario –herramientas y habilidades (Brand, 1998, p. 3).

Cuando la tecnología y las industrias en masa estaban transformando los hábitos de trabajo y vida, estos grupos de hippies abogaban por tecnologías, herramientas personalizadas y formas de vida construidas por ellos mismos. El New communalism como movimiento de contracultura confiaba en que su poder residía en ellos mismos como individuos capaces de pensar de forma independiente y aprender de manera autodidacta; en el intercambio de información y el trabajo colectivo. Brand lo expresaba de este modo en el número fundacional del catálogo donde podía leerse: “Somos como dioses y ya podemos ir haciéndolo bien [11] (Brand, 1968, p. 3).

Whole Earth Catalog, otoño 1968

No es de sorprender que uno de colaboradores del catálogo fuera el arquitecto y teórico Richard Buckminster Fuller [12], quien ocupaba la primera página de la sección “Understanding Whole Systems” en el número de 1968, con la recomendación de su libro Ideas and integrities (Fuller, 1963). En este libro Fuller desarrolla el concepto de comprehensive designer. Según explica Turner, la definición de diseñador global o comprensivo de Fuller se refería a un tipo de individuo no especializado en su trabajo.

[S]ino que por el contrario estaría fuera de los muros de la industria y la ciencia, procesando la información que producen, observando las tecnologías que desarrollan y traduciendo ambas en herramientas para la felicidad humana (Turner, 2006, p. 56).

Es decir, un tipo capaz de captar una imagen global de lo que ocurre en el mundo y extraer de ella los potenciales para producir y anticipar nuevos productos o diseños. Es, de nuevo, ese dios que [13] cual astronauta, tiene la capacidad de observar la tierra entera desde la distancia; es un dios en el que “convergen una síntesis de artista, inventor, mecánico, economista objetivo y estratega de la evolución” (Fuller, 1963, p. 176). Este concepto parece describir no solo la paradoja del hippy, en tanto que individuo interdependiente de un sistema global que le provea al menos de los útiles que necesita para construir su casa, sino la del nuevo tipo de empresario que llega hasta nuestros días, y cuyo perfil responde a conceptos clave como emprendedor, multidisciplinar y multitasking [14]. Con estas ideas, más las de Brand, el catálogo se constituyó como fuente de recursos e ideario de una generación. Las ideas de Fuller y Brand se fusionaban en la pasión por crear un universo aparte que se nutriera del gran todo, el whole system, sin la intención de cambiarlo sino superarlo o mejorarlo.

Foto collage del grupo de artistas USCO con Stewart Brand frente a su iglesia en Garneville, Nueva York

Con el Whole Earth Catalog, Brand también llegó a formar los primeros foros y networks. Su idea era mantener conectados a sus lectores y que pudieran intercambiar impresiones sobre los productos que se publicaban en el catálogo o incluso de los trabajos y actividades que desarrollaban en sus comunas. Brand llevó la idea de foro del catálogo a la red, inaugurando uno de los primeros foros que existieron en internet con el proyecto WELL (Whole Earth ‘Lectronic Link) [15], así como también acuñó la idea y el nombre de personal computer de donde surgiría la idea de lo que fueron las primeras computadoras. El propósito clave detrás de el acceso a las herramientas implicaba, al igual que su demanda por una nueva imagen de la tierra para una nueva época, que aquellos computadores y sistemas de comunicación que se había inventado durante la Segunda Guerra Mundial llegaran a ser de uso privado, hicieran del mundo un nuevo lugar donde la independencia del hombre era lograda gracias a la tecnología. Es más, tal y como remarcaba Steve Jobs en su discurso para la Universidad de Stanford en 2005, el Whole Earth Catalog puede considerarse una especie de primera versión de Google. El catálogo representa un fuerte elemento de base para el desarrollo de la filosofía de lo que es hoy nuestra cibercultura; nuestras formas de compartir información; las fusiones entre creatividad y negocio empresarial.

Fin de utopía o el mito del papel en blanco

Uno de los aspectos más destacables de la exposición de Diederichsen y Franke es hacernos pensar que es quizá la expansión de esta contracultura específicamente. La de los hippies de las comunas californianas [16], la que necesita ser revisitada y revisada desde el presente, cuestionando la crítica que hacemos de sus narrativas. Es decir, en palabras de Franke: “la crítica debe ser la crítica de las grandes narrativas, narrativas que se han mantenido activas de fondo, pues solo a través de ellas se pueden abordar las estructuras” (Diederichsen y Franke, 2013, p. 18). En este caso, todos los mitos modernos que de una forma u otra han prevalecido para sostener la idea de que existe un afuera, un lugar utópico en el que se puede vivir fuera de la realidad mundo. De la reinterpretación de la globalización que hace Bruno Latour desde la teoría de las esferas de Sloterdijk y su propia teoría del actor red [17], se deduce que la abolición de la idea utópica del afuera pasa por un cambio en la noción de espacio. Como defiende Latour, hay que empezar a entender que el espacio no existe como extensión (res extensa) [18], si no que el espacio sólo existe en las conexiones entre cosas y sujetos, en las esferas que generamos en nuestros micromundos y las conexiones con otras esferas.

Probablemente no hay diferencia más decisiva entre pensadores que la posición que están dispuestos a asumir sobre el espacio. [...] En una primera tradición, si se vacía el espacio de todas las entidades queda algo: el espacio. En la segunda, ya que las entidades engendran su espacio (o más bien sus espacios), conforme deambulan, si se eliminan las entidades, no se deja nada, especialmente el espacio (Latour, 2009, p. 142).

Tarot XXI. The World WWI WWII WWW, Suzanne Treister, 2008-2011

La esfera o el globo no es una representación geométrica en un papel en blanco o una fotografía, cuyos límites están ahí donde finaliza la hoja, sino las múltiples conexiones entre todos los actores que circulan por el mundo. La confusión que la representación del planeta tierra, según los modernos europeos, instaura es que es posible separar lugares de no-lugares [19]. Los principios del catálogo cargaban con el peso de los remanentes de la Modernidad, en tanto que estaban movidos por las concepciones utópicas de que la libertad se encontraba fuera del sistema. Concebían las comunas o el diseño de esa nueva casa habitable pensando que estaba afuera, cuando, sin embargo, sus ideas y proyectos hoy nos parecen, más bien, una versión a pequeña escala del mundo globalizado tecnológico; del mundo sincronizado de Sloterdijk y del mundo de las networks de Latour.

¿Es posible definir un espacio en el intersticio?

La exposición de Diederichsen y Franke, al menos según mi punto de vista, deja todavía el sedimento de un sentimiento de inseguridad que se aferra a la pregunta ¿cómo y desde dónde trabajar? Un sentimiento que no responde a un pesimismo romántico sino, más bien, al peso de la urgencia que la realidad del “paradigma planetario” impone como aquel que elimina la alternativa. Son muchos los enclaves desde donde la pregunta surge, especialmente en estos últimos años. Ciertamente estamos rodeados de cantidad de conceptos que reclaman una alternativa: outsiders, en los márgenes, independiente, autonomía, emancipación, etc. Todos ellos se repiensan en los ámbitos del arte, tal vez mostrando que la alternativa no ha desaparecido en su totalidad, sino que las formas de constituir una definición legítima y no contradictoria de la misma son cada vez más difíciles. La dificultad reside, en parte, en el pensamiento, que hemos heredado, del desplazamiento del afuera al espacio exterior donde no es posible habitar. Sin embargo, desde dentro todavía podría haber espacios habitables que modifiquen nuestras formas de vida o que abran la posibilidad a la crítica del sistema mundo; tal vez ese espacio podría ser un intersticio. Un espacio donde no se desatiendan nuestras interdependencias y las redes de conexiones entre objetos e individuos que ya habitamos. Un lugar que surge en las articulaciones de las interconexiones y que está continuamente reformulándolas.

Coincidiendo con la exposición The Whole Earth. California and the Disappearance of the Outside, Haus der Kulturen der Welt acoge otro proyecto que me interesaría destacar aquí: Documents, Constellations, Prospects que organiza en colaboración con BAK, basis voor actuele kunst, Utrecht. El marco de las conferencias, performances y talleres que tuvieron lugar era la “negociación de las formas del mundo desde 1989 hasta hoy, y pensar más allá” [20]. El programa de conferencias estaba recorrido por la pregunta cómo y desde dónde hacer, que señalé antes. Así, por ejemplo, Irit Rogoff planteó una serie de notas clave sobre el concepto de infraestructura y las problemáticas en torno a la posibilidad de apropiarse teóricamente de este concepto para definir el trabajo colectivo en el campo del arte [21]. Un término tan esquizo, en el sentido de que está presente tanto en la teoría marxista como en los discursos de planificación y eficacia tecnocrática [22], pero que podría ser leído en pro de una desestabilización y crítica de las estructuras vigentes. En palabras de Rogoff:

Para mí lo interesante de la infraestructura, en términos generales, es que parte de una lucha por cómo trabajar, cómo alejarse de los temas o materiales que han sido legitimados como tal por los discursos disciplinarios (Rogoff, 2013).

Cada vez más artistas de orientación activista han tomado la forma de re-ocupación de las infraestructuras, usando los espacios y la tecnología y el presupuesto y el apoyo y las cosas y el público con el fin de hacer algo muy diferente, no reproducir sino replantear preguntas (Rogoff, 2013).

Los grupos de artistas que se apropian de un espacio, tanto de la institución del arte como no, y comienzan un laboratorio de ideas, no sólo reconvierten el lugar y, probablemente, sus estructuras sino que desde el momento que establecen una forma de organización distinta como forma de trabajo comienzan a definir una infraestructura diferente.

Podríamos reflexionar sobre lo que la ausencia de infraestructura hace posible, que es repensar la noción misma de plataforma y protocolo para poner en proporción la elevación de la creatividad individual para promover el cambio de la representación a la investigación (Rogoff, 2013).

De algún modo, este tipo de re-organizaciones movilizadas por colectivos ha asumido la desaparición del afuera cuando decide poner en circulación el conocimiento a través del uso de los recursos de un sistema. El paso de la representación a la investigación que plantea Rogoff es importante para cambiar la visión negativa del paradigma de la globalización moderna, en tanto que la modificación de las estructuras pasa por el trabajo desde dentro de estas mismas, es decir, conociéndolas y analizándolas.

Albergue para mujeres con drogadicción. Zurich (CH) 1994, WochenKlausur

El grupo de artistas vieneses WochenKlausur [23], parece tener una visión clara acerca de cómo lograr esta forma de transformar las estructuras desde dentro con su idea de la “intervención concreta”. Este colectivo de artistas se inserta dentro de las prácticas colaborativas en arte donde una acción política significa construir otras formas de organización e infraestructura. WochenKlausur, fundado en 1993 por Wolfgang Zinggl, puede traducirse por “semanas de clausura”, lo cual responde a su forma de trabajo que consiste en instalarse en un espacio, la mayoría de las veces expositivo, por un tiempo determinado. Durante ese tiempo el lugar es reconvertido en un estudio donde desarrollan un proyecto de investigación e interactúan con el público a la vez que con expertos en los temas que están tratando. Normalmente este trabajo de antesala lleva a lo que ellos llaman “intervención concreta”. En 2013 participaron en la exposición Economy organizada por Centre for Contemporary Arts (CCA) en Glasgow, con un proyecto de carácter social en el barrio de Drumchapel, uno de los más pobres de Escocia. El despliegue y la ocupación del espacio expositivo que llevaron a cabo con esta intervención les llevó a poner en circulación los conocimientos, expertos y herramientas necesarias para que, en este caso, un grupo de mujeres desempleadas aprendiera a montar su propio negocio de comida preparada. Si pensamos la infraestructura en los términos que plantea Latour, de red de conexiones donde el espacio se produce por la interacción de todos su actores, ¿No estarían de este modo colectivos como WochenKlausur trabajando desde dentro y transformando las junturas entre las conexiones que forman la infraestructura? En cierta manera, reconectando actores y mutando la estructura desde sus espacios (y actores) intermedios. El intersticio entonces sería una forma de re-habitar las estructuras y modificarlas desde dentro, dejando de lado la posibilidad del afuera. Pues se trata de un trabajo que, volviendo a Rogoff, se encargará de reunir

el máximo posible de fuentes y expertos en un momento dado con el fin de no sólo responder a las urgencias de ese momento, sino también a la necesidad de inventar los medios, los protocolos, inventar las plataformas que harán el compromiso manifiesto (Rogoff, 2013).

Wochenklausur en la exposición Economy organizada por el Centre for Contemporary Arts (CCA)
Glasgow, 2013

Sin embargo, lo preocupante del intersticio como de las “intervenciones concretas” es que se reformulan en estructuras inestables, en constelaciones donde el tipo de organización que construyen es una especie de rizoma. Pues, en cierto sentido, estas organizaciones están predispuestas a la suerte de los devenires, a ser reconectadas, multiplicadas, desterritorializadas o reterritorializadas: “un rizoma no empieza ni acaba, siempre está en el medio, entre las cosas, inter-ser, intermezzo” (Deleuze y Guattari, 1972, p. 29). Aunque esta posición parece muy sugerente en tanto que es un lugar indefinido, abierto y en continua transformación, necesitará ser re-definida constantemente. Su subsistencia se basará en mantenerse en el entre y en estar continuamente salvando las diferencias para crear las condiciones y narrativas para la alternativa sin reproducir y/o trabajar desde ideologías que contradigan su discurso como, en cierto modo, ocurrió con las ideas de Brand y Fuller.

La imagen del planeta tierra tomada por la misión del Apolo 8 fue un hito de la tecnología contemporánea y supuso que el emplazamiento de la mirada nos devolviera a la tierra: en palabras de Sloterdijk al mundo interior del capital. Sin embargo, hasta la fecha, hemos visto muchas imágenes no sólo de la tierra sino del espacio exterior. De modo que para concluir, me aventuro a lanzar (como quien plantea una pregunta) una imagen del espacio exterior. Una imagen que podría ser reconectada con muchos puntos de este texto, desde la imagen técnica del planeta tierra y su importancia ontológica, al concepto de globalización moderno, los intersticios o las esferas de Sloterdijk. Esta imagen, que tiene embelesados a editores y seguidores de la revista Wired [24], hija primogénita de el Whole Earth catalog, es la de un agujero de gusano que aparece en el film de ciencia ficción de Christopher Nolan, Interstellar (2014) [25]. Con esta imagen presentan un topos que hasta ahora solo se había representado matemática y teóricamente. Creada con la ayuda del físico teórico Kip Thorne [26], pretende reproducir un espacio-tiempo cuya posibilidad de existencia surgió de la teoría de la relatividad general de Albert Einstein y que, desde entonces, no solo ha mantenido ocupados a los físicos, sino que ha inspirado el imaginario de las aventuras de ciencia ficción dedicadas a los viajes en el tiempo y la existencia de otras dimensiones. La topología del agujero de gusano, dentro de lo compleja que es, se describe de forma general como hipotético túnel “en el universo que conecta dos puntos distantes vía dimensiones que están más allá de las cuatro que experimentamos como espacio y tiempo” (Rogers, 2014). Según el relato de Nolan y la imagen que han creado del agujero de gusano, es una especie de universo entre universos.

“Hablando con Kip sobre el agujero de gusano, finalmente entendí que es un agujero de cuatro dimensiones en el espacio tridimensional. Y desde que un agujero de tres dimensiones en un espacio bidimensional aparecería como un círculo, un agujero de cuatro dimensiones se vería para nosotros como una esfera” (Rogers, 2014).

Una esfera que, además de encontrarse en el espacio exterior y que el film presenta como posible futuro emplazamiento de la vida humana, lleva de nuevo a pensar en el afuera y en cómo no debemos olvidar las grandes narrativas que se mantienen de fondo. Sin embargo, no deja de ser interesante que la topología descrita sea la de un espacio intersticial, pues abre -como Sloterdijk planteara con su filosofía de la globalización cuando nos advierte que esta responde al pensamiento dedicado al “encuentro de ser y forma” (Sloterdijk, 2010, p. 26)- la cuestión sobre cómo las narrativas, tanto las que construyen como las que problematizan nuestras estructuras y formas de organización, están ligadas a la posibles concepción del espacio que se da en una época. En el tiempo de la globalización electrónica, los espacios a repensar serán los espacios entre los insides o los intersticios.

Fotograma de la película Interstellar (2014), dirigida por Christopher Nolan


BIBLIOGRAFÍA

- Brand, S. (ed.) (1968), Whole Earth catalog. Access to tools, Otoño 1968. Fragmentos del original disponible en:
http://www.wholeearth.com/uploads/2/File/documents/sample-ebook.pdf (consulta 09/112014)

- Brand, S. (1968), “We are as Gods”, en Whole Earth catalog. Access to tools, Otoño 1968. Disponible en:
http://www.wholeearth.com/issue/1010/article/195/we.are.as.gods (consulta: 09/11/2014)

- Brand, S. (1998), “We are as Gods”, en Whole Earth catalog. Access to tools, Invierno 1998. Disponible en:
http://www.wholeearth.com/issue/1340/article/189/we.are.as.gods (consulta: 09/11/2014)

- Deleuze, G. y Guattari, F. (1972). Mil mesestas: capitalismo y esquizofrenia. Valencia: Pre-Textos, 1994.

- Diederichsen, D. D. y Franke, A. (ed.) (2013), The Whole Earth. California and the disappearance of the outside, Berlin, Sternberg Press.

- Fuller, R., Buckminster (1963), Ideas and integrities: A spontaneous autobiographical disclosure, Englewood Cliffs, NJ: Prentice-Hall.

- Jantsch, Erich (1983), The self-organizing Universe. Scientific and human implications of the emerging paradigm of evolution, Oxford, Pergamon Press.

- Latour, B. (2009), “Spheres and networks: two ways to reinterpret globalization”. Conferencia en Harvard University Graduate School of Design, Febrero de 2009. Disponible en: http://www.bruno-latour.fr/sites/default/files/115-SPACE-HARVARD-GB.pdf (consulta: 29/11/2014).

- Rogers, A. (2014), “Wrinkles in spacetime. The warped astrophysics of Interstellar”, en Wired, Noviembre 2014:, disponible en:
http://www.wired.com/2014/10/astrophysics-interstellar-black-hole/ (consulta: 29/11/2014).

- Rogers, A. (2014), “The metaphysics of Interestellar. A conversation with Kip Thorne and Christopher Nolan”, en Wired, Noviembre 2014, disponibe en:
http://www.wired.com/2014/11/metaphysics-of-interstellar (consulta: 29/11/2014).

- Rogoff, I. (2013), “Keynotes lecture. Infrastructure”, parte de Documents, contellations, prospects, Haus der Kulturen der Welt en colaboración con BAK, basis voor actuele kunst, Utrecht. http://www.formerwest.org/DocumentsConstellationsProspects/Contributions/Infrastructure (consulta: 31/08/2014)

- Sloterdijk, P. (2010), En el mundo interior del capital. Para una teoría filosófica de la globalización. Madrid: Siruela.

- Turner, F. (2006), From counterculture to cyberculture, Steward Brand, the Whole Earth Network, and the Rise of Digital Utopianism, Chicago, The University of Chicago Press.


PDF - 705.9 KB
Descargar PDF

Notas

[1Discurso de Russel Schweikart (1974), para el simposio “Planetary Culture” en la comunidad espiritual de Lindisfarne, Long Island. Diederichsen, Diedrich y Franke, Anselm (ed.) (2013), The Whole Earth. California and the disappearance of the outside, Berlin, Sternberg Press, p. 42.

[2Pero sobre el trasfondo del gran relato del encuentro entre ser y círculo tenía que resultar comprensible por qué la globalización terrestre no representa simplemente una historia entre otras muchas. (Sloterdijk, 2010, p.31).

[3Según Sloterdijk, la historia de la globalización terrestre en tanto que pensamiento y representación de la tierra pasa por tres fases: la globalización cósmico-urania definida en la antigüedad donde se piensa que la tierra es el centro del universo únicamente observable desde dentro de la tierra. El cielo es entendido como techo que la protege y que calma el miedo de los humanos. Después estaría la globalización-morfológica definida por las expediciones de los exploradores europeos que descubren, colonizan y generan la imagen del mapa mundo. En la actualidad viviríamos en una globalización electrónica que define un mundo sincrónico donde todo está conectado gracias al desarrollo tecnológico. (véase Sloterdijk, 2010, p. 22 y siguientes)

[4“Los tres grandes estadios de la globalización se distinguen, pues, en primer término, por sus medios simbólicos y técnicos: constituye una diferencia de época que se mida con líneas y cortes una esfera idealizada, que se dé la vuelta con barcos a una esfera real o que se hagan circular aviones y señales de radio en torno a la envoltura atmosférica de un planeta. Constituye una diferencia ontológica que se piense en un cosmos que alberga en sí el mundo de esencias en su totalidad, o en una Tierra que sirve como soporte de configuraciones diversas de mundo”. (Sloterdijk, 2010, p.27)

[5“Habían pasado siglos desde que la nueva física hubiera descubierto el espacio vacío y hecho desaparecer la fabulosa envoltura del firmamento. No a todos les fue fácil prescindir del complemento de arriba. Hasta Heidegger puede escucharse el duelo por una Tierra sin Cielo: una Tierra de la que se dice que <>”, (Véase Sloterdijk, 2010, p. 36 y capítulo 2 La estrella errante)

[6Whole earth catalog: Access to tool, era una revista Americana y un catálogo de productos que se publicó entre los años 1968 y 1972, su iniciador y editor era Stewart Brand. La mayoría de los números publicados durante esos años, así como los que se sucedieron intermitentemente posteriormente, se pueden consultar online en: http://www.wholeearth.com/index.php (consultado 08/11/2014)

[7Stewart Brand es biólogo y escritor, conocido por su Whole earth catalog: Access to tools. Brand ha fundado organizaciones tales como WELL, Global Business Network o la Long Now Foundation.

[8“Dentro de este contexto, 1968 no es solo identificado con la famosa revuelta de Mayo, sino por la espectacular imagen de la tierra transmitida por el Apollo 8 y la contracultura californiana, ambos situados simultáneamente en este momento de inflexión. En este punto, el curso del desarrollo alcanzó un punto de inflexión, un desarrollo que, más o menos desde el fin de la segunda guerra mundial ya se había caracterizado por la reimportación gradual y redistribución de lo que durante el curso de la expansión de la modernidad fue excluido inicialmente y se define como lo otro: lo irracional, extranjero, afectivo, lúdico, exotizado”. (Diederichsen y Franke, 2013, p. 13)

[9Véase Fred Turner (2006), From counterculture to cyberculture, Stewart Brand, the Whole Earth Network, and the Rise of Digital Utopianism, Chicago, The University of Chicago Press.

[10“No todas las comunas eran rurales, por supuesto –había también una gran diferencia en las formas de vida cooperativa en la ciudad- pero para los cientos que estaban en el campo, las zonas del interior de Norteamérica parecían prometer la posibilidad de construir una nueva sociedad colaborativa. Si el resto de los estadounidenses estaban en guerra unos con otros y con los enemigos extranjeros, los ciudadanos de las comunas se construyeron autosuficiente. Comunidades no jerárquicas basadas en la armonía interpersonal” (Turner, 2006, p. 74).

[11En el mismo número del catálogo otro texto similar decía: “Somos como dioses y del mismo modo podemos acostumbrarnos a ello. Hasta ahora, de forma remota, el poder y la gloria - a través del gobierno, las grandes empresas, la educación formal, la iglesia- ha triunfado hasta el punto donde los defectos flagrantes oscurecen las ganancias reales. En respuesta a este dilema y estas ganancias, un reino de intimidad y poder personal se está desarrollando - el poder del individuo para llevar a cabo su propia educación, encontrar su propia inspiración, para dar forma a su propio entorno, y compartir su aventura con quienquiera que esté interesado. Herramientas que ayudan a estos proceso se buscan y promueven por el Whole Earth Catalog”. (Brand, 1968, p. 3).

[12R. Buckminster Fuller publica en varios números de Whole Earth catalog y sus libros aparecen recomendados en numerosas ocasiones. En el primer número del catálogo Fuller publica en la sección “Understanding wholes systems”, su poema Dios es un verbo, en el que defiende el potencial creativo del hombre gracias a su capacidad de conocer. Algunos de los libros mencionados en el catálogo (como producto para comprar) en la primera edición de Otoño de 1968 son: Ideas and integrities: a spontaneous autobiographical disclosure (1969), Nine chains to the moon (1938) o No more secondhand God (1967). Asimismo en la edición digital del catálogo se recomiendan sus libros con link directo a Amazon para su compra, véase: http://www.wholeearth.com/authors.php (consulta: 04/11/2014).

[13La metáfora del hombre-dios también es utilizada por Erich Jantsch en su libro The self-organizing Universe, donde explica que la evolución del universo no reside en el desarrollo regular de estructuras estables sino en estructuras que, dentro de un sistema (biológico, tecnológico, artístico, etc.) funcionan de manera auto-gestionada, auto-reflexiva, inestable e interdependiente. Véase Erich Jantsch (1983), The self-organizing Universe. Scientific and human implications of the emerging paradigm of evolution, Oxford, Pergamon Press.

[14Es más, como apunta Turner, éste perfil no era ni siquiera novedoso: “ (…) una rápida mirada hacia el Rad Lab del MIT en la Segunda Guerra Mundial habría recordado a los seguidores de Fuller que la migración interdisciplinar y la colaboración multi-institucional fueron características clave del mundo de la investigación militar” (Turner, 2006, p.58).

[15Véase: Turner, 2006, p. 141 y siguientes.

[16Puesto que, un repaso a los movimientos de contracultura en Estados Unidos durante los años 60 y 70 nos llevan también a pensar en otros movimientos y reagrupaciones sociales como los de las primeras feministas activistas o partidos como Black Panthers. La diferencia con estos era que el movimiento hippy de San Francisco estaba liderado por hombres blancos de clase media y con estudios.

[17Véase: Latour, Bruno (2009), “Spheres and networks: two ways to reinterpret globalization”. Conferencia en Harvard University Graduate School of Design, Febrero de 2009. Disponible en: http://www.bruno-latour.fr/sites/default/files/115-SPACE-HARVARD-GB.pdf (consulta: 29/11/2014)

[18“Mi argumento es que la res extensa- entendida como "mundo material" y considerado hasta hace poco como el material del que la "naturaleza" está hecha- es una lamentable confusión de las propiedades de las formas geométricas en papel blanco con las formas en las que los seres materiales se posicionan”. (Latour, 2009, p. 142) Para llegar a esta conclusión Latour se basa tanto en la teoría de las esferas de Sloterdijk como en las suya del actor red.

[19“Los Modernos no tienen lugar, no hay topos, ningún lugar para sentarse y quedarse. La vista desde la nada, tan frecuente en la vieja imaginación científica, también significa que no hay ningún lugar para aquellos que tienen que residir de manera realista.¿podría un cerebro sobrevivir un minuto en una cubeta separada por una enorme brecha de la realidad?” (Latour, p. 141).

[20Véase website: http://www.formerwest.org/DocumentsConstellationsProspects (consulta:31/08/2014)

[21La conferencia en torno a “Infraestructura” fue organizada por el colectivo Free thought, dentro del marco de Documents, Constellations, Prospects (2013), que tuvo lugar en Haus der Kulturen der Welt. Rogoff, Irit (2013), “Keynotes lecture. Infrastructure”, parte de Documents, contellations, prospects, Haus der Kulturen der Welt en colaboración con BAK, basis voor actuele kunst, Utrecht. Video completo de la conferencia de Irit Rogoff puede verse aquí:

http://www.formerwest.org/DocumentsConstellationsProspects/Contributions/Infrastructure (consulta: 31/08/2014)

[22Irit Rogoff comenzaba su ponencia con las siguientes preguntas: “¿Por qué infraestructura? ¿Por qué un término tan poco querido y tan poco atrayente? ¿Por qué un término central en la eficacia tecnocrática? ¿Por qué un término que se centra en la posibilidad de hacer algo antes que en la cosa en sí? (…) Un término en gran medida cautivo de los discursos de planificación.” (Rogoff, 2013)

[24Wired es una revista estadounidense dedicada a la generación digital, su número fundacional aparece en 1993 y se mantiene hasta hoy. Según Turner, la revista Wired comenzó con editores que habían trabajado en el Whole Earth Catalog y miembros de WELL, lo cual trajo a la revista, en un primer momento, un “particuar blend of libertarian politics, countercultural aesthetics, and techno-utopian visions the “Californian Ideology” (Turner, 2006, p. 208). VÉASE capítulo 7 Wired.

[25Wired dedicará el número de Diciembre, inspirados por la película Interestellar y con Christopher Nolan como editor invitado, al Tiempo, Espacio y Multiple Dimensiones. Por el momento han lanzado un número especial, disponible online y dedicado enteramente al film: http://www.wired.com/2014/11/wired-nolan-issue/ (consulta: 29/11/2014)

[26Kip Thorne es un físico teórico estadounidense y experto en las aplicaciones a la astrofísica de la Teoría de la Relatividad General de Albert Einstein. La ideas acerca de los agujeros de gusano y los viajes en el tiempo inspiraron la aparición del guión de Interestellar. VÉASE: Rogers, Adam, “Wrinkles in spacetime. The warped astrophysics of Interstellar”, Wired, Noviembre 2014:
http://www.wired.com/2014/10/astrophysics-interstellar-black-hole/ (consulta: 29/11/2014)